Chipirones en su tinta

por naikari posteado el 25/09/2012 categoría Pescado

A veces, uno llega a las vacaciones con tantas ganas de desconectar, que cuando empiezan, desconecta demasiado. Es más o menos lo que me ha ocurrido a mí esta vez. Tras un final de temporada con muchísimo trabajo, y mucho estrés acumulado, empecé las vacaciones con tal cansancio, que decidí  dedicarlas a vivir sin horarios ni quehaceres programados. He disfrutado de mi pareja, la familia, de Cádiz con sus pueblos y playas, y por supuesto de la buena comida.

Me sentaron tan bien las vacaciones que me ha costado volver a arrancar con mi rutina (¡y eso que volví hace un mes!) y, aunque haya tenido el blog abandonado, mi cabeza no ha parado de pensar qué recetas iban a ser las próximas que iba a compartir con vosotros.

Para arrancar, he elegido un plato tradicional de la gastronomía vasca, un clásico donde los haya: unos chipirones en su tinta.

Es un plato que me encanta. Primero, porque queda riquísimo. Segundo, porque se puede guardar muy fácilmente, y mantiene todo su sabor durante días, siendo incluso aconsejable tomarlo, como pronto, al día siguiente de haberlo preparado. Además, no lleva tanto trabajo prepararlo. Así que os animo que os lancéis, porque estoy convencida de que el resultado os dejará encantados.

Como decía, se recomienda preparar este plato al menos un día antes de degustarlo. Así que, con la intención de servirlo como cena el domingo a la noche, el sábado por la tarde me puse manos a la obra.

Ingredientes

  • 1.300 kg de chipirones
  • 3 cebollas
  • 2 tomates rama
  • 3 sobres de tinta de chipirón
  • Una pizca de sal y aceite.

Elaboración

La preparación del plato es muy sencilla. De hecho, lo que más trabajo da es limpiar los chipirones. Una vez acabada la limpieza, ¡lo más duro ya ha pasado! Os cuento cómo preparé el plato una vez acabado el calvario de la limpieza de los chipirones.

Primero, corté los tentáculos y las aletas en trozos no demasiado grandes, metiendo los trozos después dentro de los propios chipirones. Si al limpiar los chipirones alguno se os rompe, se puede trocear también, y usarlo para rellenar el resto.

Después, corté las cebollas en juliana, y las puse en aceite, a fuego lento, en una cazuela baja. Esperé a que estuvieran un poco pochadas para añadir la tinta de chipirón y los tomates en rama rallados (también se puede utilizar tomate triturado), y justo entonces coloqué encima los chipirones ya rellenos. Dejé la cazuela en el fuego durante unos 20 minutos, hasta que vi que la cebolla se había pochado completamente, y la tinta y el tomate se habían integrado perfectamente.

Entonces, saqué los chipirones del fuego. Repasé un poco a ver si en alguno de ellos se había metido algún trozo de cebolla, para sacarlo y ponerlo en la cazuela otra vez.

Después, lo único que tuve que hacer fue pasar las verduras con la tinta por la batidora, para conseguir la salsa (en este punto, si la salsa está muy espesa podéis añadirle un poco de agua, este paso dependerá de cuánta agua sueltan los chipirones). Una vez batidos los ingredientes, volví a echar la salsa a la cazuela, añadiendo otra vez los chipirones, manteniendo el fuego bajo.

Media hora más tarde, apagué el fuego, y dejé que los chipirones reposaran tranquilamente durante toda la noche.

Observaciones

La salsa de chipirones sobrante se puede utilizar para preparar muchos platos buenísimos, como arroces o un plato de pasta. Pero os voy a contar cuál es la forma que a mí más me gusta para aprovecharla. Es una preparación casera que he visto hacer en mi casa toda la vida, que viene de un amigo de la familia. De un hombre que con esto que os voy a contar y una copita de champagne es feliz. ¡Ya veréis que sabe bien lo que hace!

Poned al fuego la salsa que os sobre. Cuando esté bien caliente, añadid un huevo, saladlo ligeramente, y poner la tapa para que el huevo se cuaje. Acompañadlo con el mejor pan que tengáis a mano, y untad hasta que os tengáis que chupar la salsa de los dedos.

8 Responses to Chipirones en su tinta

  1. Con begihaundis se necesitaría más tiempo, no? Mi madre, y por consiguiente yo también, los hace en la olla express.

    • Si, yo nunca lo he hecho con begihaundis pero supongo que necesitarás más tiempo. De todas maneras, el tiempo que he marcado en la receta también depende de la clase del chipirión. A resumidas cuentas… ¡el ojímetro es muy importante! ;)

  2. Qué buena pinta tienen cariño!!!
    Tienes todo el arte del mundo.

  3. Yo quiero la próxima vez que vayaaaaaaa!
    Llevo el postre!! :P

  4. Earra itxura! Eta arrautzarena ere probatuko det…mmm ze gosea! Faltan bota zaitugu….;)

  5. Fíjate, hoy mismo estaba redactando yo esta misma receta y la iba a publicar mañana, pero por cosas del directo, se queda para más adelante. Me gusta mucho tu versión del relleno simple, sin sofreír. Yo lo hago a pelo, sin rellenar, con las cocochas, los tentáculos y las aletas flotando en la salsa, pero tu versión me parece más que válida. ¿Hace falta que comente la belleza de salsa que te ha salido? Creo que no, ¿no? ;-)

    P.D. Me alegra saber que has desconectado y te ha venido bien. ¡A disfrutar!

    • Gracias Carlos. Espero a ver tu versión en tu blog! ;)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *